lunes, 31 de agosto de 2009

Momentos

Cuerdas que amarran; unas te sujetan, te ayudan a no caer. Otras te atan, te marcan un destino. ¿Las rompemos o las conservamos?... En el teatro de la vida las cuerdas son hilos manejados por los manipuladores del destino...para bien o mal

21 comentarios:

Cornelivs dijo...

Prefiero un vuelo libre, sin cuerda ni atadura alguna.

Un cordial saludo.

abuelotellez@gmail.com dijo...

Es mejor tener un vuelo libre y no tener como en el teatro las cuerdas o hilos de las marionetas que son manipulados por nuestros destinos...para el bien o el mal-
Un saludo

Merche Pallarés dijo...

¡Odio las cuerdas y/o cadenas! Besotes, M.

Goathemala dijo...

Sabias palabras. Magna tarea discernir dentro de la madeja las que manejamos o nos dejan creer que las manejamos.

Un abrazo.

Euphorbia dijo...

Tanto enredo me agobia un poco, y más todavía ahora. Me gusta mucho la foto.
Un beso, Manuel.
Me encanta volver a pasar por aquí.

CORREDOR PEREZOSO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
CORREDOR PEREZOSO dijo...

Los que manejan las cuerdas o hilos no son menos actores que el resto.

P.D. Borré lo anterior por una errata que confundía.

Belén dijo...

Hay cuerdas que, con el paso del tiempo, se hacen mucho mas fuertes

:)

Besicos

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Pero ya es un paso ver esos hilos...

Aldabra dijo...

las cosas que nos encontramos varadas en la arena siempre me parecen tristes aunque dan para imágenes de gran belleza, como la tuya.

bicos,

Malena dijo...

Hola Tucci. Hay veces en que debemos ser valientes para romper alguna de esas cuerdas que nos impiden caminar por donde debemos y queremos.

Un beso.

Nacho Carreras dijo...

Prefiero volar sin amarras.
Saludos.

Ronini dijo...

Auinque hablemos de libertad siempre es relativa porque como dices es difícil no tener ataduras, y resistencias y convencionalismos y necesidades no tan necesarias, pero así es la vida e incluso las que a veces te ahogan otras veces te sujetan, besos
(feliz septiembre e inicio)

Princesa Letizia dijo...

Me ocurre los mismo que a tu primer comentariasta: soy ave de vuelo libre, sin ataduras. No sé ni como me he casado. Bueno, sí lo sé: me he enamorado de mi Felipín, de la Corona de España y quería tener hijas libres de la amenaza del paro del INEM.

Besos de Princesa

LUISA M. dijo...

Creo que es mejor romper esas amarras que nos sujetan contra nuestra voluntad. Lo de los finos hilos que nos manejan... quizá sea más difícil.
Paisano, acertaste en mi blog el lugar que visité, buenos recuerdos de lugares y sabores canarios.
Buen comienzo de septiembre, compañero. Besos.

Selma dijo...

Tener el valor de romper algunas cuerdas sin dañar.. aqui reside la dificultad y el riesgo..

Un beso, Manuel.

Clara dijo...

Cuerdas o hilos invisibles... siempre hay algo que nos ata. Mientras seamos conscientes de su existencia... tendremos la posibilidad de romperlas.

Un abrazo,

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Nosotros no decidimos, por desgracia, quien nos ata... como mucho intentarlo..es justo intentarlo...

Posiblemente no seamos conscientes de tal manejo, y creamos por afinidad que somos libres, per no es así...

De todas formas intentemos ser más libres.... una cosa es hacer lo que queramos y otra lo que podamos...yo hago lo que puedo...saludos

El antifaz dijo...

Curioso que publique eso el 31 de agosto... yo lo tendria que haber hecho un par de semanas antes.
Jajajaja...
Un abrazo pare.

gaia56 dijo...

Cuerdas abandonadas.... son peores las que llevamos dentro.
Mi primer paseo por tu blog, volveré.
Un beso.

Loc@ dijo...

(...) hilos manejados por los manipuladores del destino... para bien o mal.

Planteada así la cuestión... si los hilos los manejan manipuladores... SIEMPRE será para MAL...
puesto que irán buscando SU propio AFÁN y aunque lo VISTAN como BENEFICIOSO para TI, ACABARÁN HACIÉNDOTE mucho DAÑO.

LOS MANIPULADORES... A LA HOGUERA.

Un abrazo -hacía tiempo que no pasaba por aquí, pese a que he frecuentado algunos de tus lugares de "alterne". PAQUITA