jueves, 16 de diciembre de 2010

COSAS QUE NO SE OLVIDAN



"Recuerdo con total claridad esa caja de polvorones que durante todo un año se guardaba en el altillo de la despensa y que por estas fechas se rescataba, cubierta de polvo... pero llena de ilusión... en su interior montones de paquetitos envueltos en papel de periódico y "rellenos de figuritas", en medio tú y a cada lado Elisa y yo...

.....cada desenvoltura era una explosión de júbilo !mira el negro¡ !este es la conejita con sus hijos¡... y ella y yo competíamos en sacar cualquiera de los personajes... hasta que aparecía la más pequeña... la que más ilusión nos hacía... la más difícil de encontrar entre los papeles... la que representaba el centro...el pequeño del Pesebre: el niño Jesús.... nos dejabas, no sin usar tus dotes de paciencia colocar a nuestro antojo... menos mal que al día siguiente todo estaba ordenado y bien... las casas, el río, las palmeras, los rebaños, el castillo, la casita que representaba la posada de la familia de Belén y los juegos de luces....!ay de quien tocase¡... como mucho el día 5 por la noche la adoración de los magos y mucho era..."

...Era todo un evento memorable... y luego se cambiaron las tornas... eras tú el que lo montabas para que los últimos en llegar..esos enanos bajitos tocaran, movieran ...y claro ellos si podían.... que tiempos ¿verdad?...

Este año no se lo que me encontraré, lo mismo allí está, en el mueblecillo del salón como de costumbre y volveremos a tocar, a desmontar a los reyes y acordarnos de que eso era lo que en estos  días nos llenaba de ilusión y que ahora lo seguirá haciendo pero llenos de dulces recuerdos que nos harán más difícil el inicio de este maldito invierno.

20 comentarios:

J. G. dijo...

en dos dimensiones las figuras, bueno, no creo que signifique nada extraño.

costumbres inolvidables, cómo no, para todos los público, en especial los peques.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Todos los inicios del invierno son eso: malditos. Y duele montar el belén. A mí, por lo menos.

BIPOLAR dijo...

Yo no encuentro el Belén.
No sé dónde lo guardé. Pero hemos apañao' algo.

Ya sabes Tucci que la reina de las ovejitas de navidad y de todas las del mundo mundial, es y será por siempre Carmen Sevilla

:D :D

riéte un poco que "te se" nota la tristura y hasta aquí me llega.

No le des más vueltas y vive el momento.

Merche Pallarés dijo...

Eso era lo único simpático de estas fiestas... Besotes, M.

jg riobò dijo...

Yo continuo montándolo año a año.

Belén dijo...

Seguro que los reyes te dejan muchas cosas... a mi por lo menos me dejan dos sobrinos gemelos jajajajajajjaja

Besicos

Sherezade dijo...

Recuerdo el pesebre que poníamos en mi casa. Las figuras se iban aumentando año a año, y me encantaba ir contando cada 24 de diciembre los años que cumplía el Niño Jesús.....1980, 1981, 1982...y así hasta que un día dejé de contar porque, de pronto, todo cambió. No estaba conmigo mi padre; de pronto vi el lío y desquicie de estos días, su sin sentido.....Esto no es la Navidad, aunque no sé en qué consiste realmente, para mí era mi familia unida y colmados de ilusiones. Al menos, me queda el recuerdo de aquellos cumpleaños del Niño..
Mil estrellas de esperanza, alegría e ilusión para todos que nos iluminen todos los días de nuestras vidas
Sherezade

Aldabra dijo...

Querido Manuel, no digas eso de maldito invierno, hombre, bien sabes que no le gustaría que sintieras así, aunque también te entenderá, seguro.
Deja que pase el tiempo con paciencia y ya verás como poco a poco te reconcilias con los recuerdos.

biquiños,

Asun dijo...

Yo tengo unos recuerdos tan tan vagos de esos momentos que son prácticamente inexistentes.

Cuando bajes la caja y empieces a sacar las figuritas serán momentos muy emotivos, difíciles por momentos, pero seguro que los bonitos recuerdos podrán con todas las dificultades. Aférrate a ellos.

Un beso

Cornelivs dijo...

Feliz navidad, querido Tuccitano.

Nos veremos.

un abrazo.

Myriam dijo...

Te dejo mi abrazo para estas navidades.

Malena dijo...

Mi querido Tucci: Son recuerdos imborrables y llenos de una calidez que va acariciando nuestra alma. Ahora somos nosotros los que hemos recogido la antorcha como adultos y, en mi caso, prepararlo todo con ilusión para cuando lleguen los pajarillos que volaron del nido. Son momentos dulces y de añoranza pero felices porque los hemos podido vivir.

¡Feliz Navidad, Tucci, para tí y para los tuyos.

Mil besos y mil rosas.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Yo no monto belenes ni árboles. La Navidad es más una fiesta de niños que de adultos.

Myriam dijo...

Vuelvo para darte otro abrazo y agradecer tu comentario de apoyo en mi blog.

El Ente dijo...

Feliz Vida SIEMPRE Manuel para ti y los tuyos... un fuerte abrazo

Antonio Aguilera dijo...

Manolo, deja que pase algo de tiempo y tu óptica de las cosas irá cambiando.
Todo pasa, hasta nosotros pronto estaremos pasados de moda.
Veo en los comentarios que me preceden arrobas de cariño; yo te dejo un par de libras (la arroba creo que tenía 16, cuando pesábamos los guarrrinos pa la matanza en la romana)

Tenemos que concretar, pablo no puede el 25-26. O una escapadilla para conocernos...

abrazos de abrigo

Abejita de la Vega dijo...

Hace mucho, mucho que no tengo caja con figuritas. Este año ni siquiera hemos puesto al niño Jesúas, que se rompió el año pasado. Bolas, espumilón y una bruja Befana que trajo mi hermano de Italia. Ay, aquella ilusión.
No nos gusta la Navidad, todos lo decimos, pero todos caemos en lo mismo. Alegría obligatoria, alegría más falsa que Judas. Consumid, consumid, malditos.

Besos

Kety dijo...

A pesar de que los recuerdos persisten, tenemos que hacer un intento, aunque sólo sea por los que vienen detrás.

Espero que mi hijo pueda volar mañana, porque si no....¡Uf!

Felices fiestas Manuel
Un abrazo

Antero dijo...

Manuel, los buenos recuerdos hay que mantenerlos siempre y ese tipo de vivencias con los nuestros son con las que al final nos quedamos.

Continúa la tradición con los tuyos, aunque solo sea para tener una excusa para estar juntos un ratito más.

Feliz Navidad, amigo.

Un abrazo

pancho dijo...

La ilusión con la que íbamos a buscar el musgo donde lo hubiera.

Los chavales crecieron y no quieren saber nada de esas historias. Quizás cuando llegue la próxima generación retomemos la tradición. Ahora un árbol con luces a la entrada nos dice que se trata de días especiales.

Un abrazo y Feliz Navidad.