sábado, 28 de abril de 2012

LLEGA...

 
 Aún recuerdo aquel ramo...si no fuese porque te conozco, o al menos eso creía, me hubiese sorprendido... y aún así me sorprendiste...no dejas de hacerlo...

Los años pasan...igual que los ríos de Manrique... y lo peor de todo es que no somos conscientes de ello o no nos queremos dar cuenta, cuando surge el primer surco del tiempo en la tez ya es tarde...el paso del tiempo no hay quien lo pare... me quedo con lo vivido...lo que venga va a llegar aunque no quiera... el invierno ha sido duro, lo sigue siendo... la vida sigue y vuelve a dar sentido a la existencia con los bello y lo contrario. 

El tiempo te hace ver las cosas de otra forma, y la experiencia que hay que quererse más y no olvidarse de uno mismo.


17 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

Ay, mi querido Tucci, los años pasan, sí, pero vosotros aún sois unos ¡pipiolos! ¡Qué manía teneis con sentiros viejos! Estás en la flor de la vida. No lo olvides. Besotes, M.

P.D. Voy a luchar con las letritas...

Asun dijo...

¡Vaya que si pasan los años!

Por eso deberíamos exprimir cada minuto y sacarle todo el jugo. ¡Aunque anda que no nos cuesta a veces recordarlo!

Besos

Myriam dijo...

¡Qué margarita ésta la de tu foto!
¡¡Una belleza!!.

Todo llega, la primavera del alma y en ella, también.

Y sí por ahí se empieza, queriéndose uno mismo.

Besos

Abejita de la Vega dijo...

La vida se nos echa encima, Manuel.
Me da alegría ver esa flor y su botón dorado. Y que tu entrada sea esta.

El amor a los demás y a uno mismo, nos quita mucho hierro...

Besos

Kety dijo...

Porque el tiempo pasa sin darnos cuenta, hay que aprovecharla.
Como dice Merche, estas en la flor de la vida.

Un abrazo

Antero dijo...

El paso del tiempo es inevitable, aprovechémoslo pues.

Magnífica foto...el tiempo también pasará para esa margarita

un abrazo

El Drac dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El Drac dijo...

la vida cuando somos jóvenes es un horizonte amplísimo a donde vamos sin demora, cuando viejos, la vida, es de un tiempo corto a donde vamos sin esperanzas de ser feliz.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Y sentarse, un momento, en el camino, a ver el espectáculo de la naturaleza.

pancho dijo...

Puede que la vida sea algo que pasa al lado de nosotros (como los ríos) y no nos demos cuenta y se pase y no hayamos vivido porque no exista el presente.

un abrazo.

Jesús Garrido dijo...

lo diré mil veces una y otra vez, ojalá se marche pronto

Belén dijo...

Jo, es que gracias al paso de los años, podemos vivir y aprender de todo

Besicos

Aldabra dijo...

poco puedo añadir a lo que dices, si acaso resaltar el final de tu texto: "Hay que quererse más y no olvidarse de uno mismo"

¡Es tan importante!"

biquiños,

Ele Bergón dijo...

El que algo o alguien te sorprenda a pesar del pasar de los años, es magnifico. La vida está hecha de eso, de sorpresas mientrtas va pasando el tiempo y vamos acumulando experiencias y recuerdos.


Un abrazo

LUISA M. dijo...

Buena reflexión, Manuel, y que no se nos olvide.
Es un buen método apreciar la belleza de las cosas sencillas (como esta margarita) y la emoción de cada momento vivido.
Un abrazo.

El Drac dijo...

Creo que la naturaleza es sabia; nos da la juventud para poder correr y tropezarnos sin sentir a veces el más mínimo dolor; y en la vejez nos da la sabiduría para no ser tan impulsivos y evitar las caídas que el cuerpo ya no es capaz de absorver.

Creo que inconcientemente deseamos ser sabios de jóvenes para poder aprovechar mejor las cosas de juventud; pero ello nos daría un mundo demasiado aburrido ¿no crees?

Un abrazo

Myriam dijo...

Paso a dejarte Un abrazo, Manuel