sábado, 17 de noviembre de 2007

EL PLACER DE UNA PALIZA


"Javier fue víctima de una brutal agresión el año pasado. Sin conocer a sus enemigos, fue centro de una brutal paliza a manos de unos adolescentes desconocidos...desde entonces su complejo de persona débil y desvalida ha ido en aumento...recuperado de sus heridas se apuntó en un gimnasio, donde se machacó y"enmuscoleció" al máximo...llegada la hora se convirtió en puro agresor"...parece sacado o escrito para una película de acción, pues no, está sacado de una noticia de "el Pais" domingo 11 de Noviembre. Y Javier (usad el nombre que querais, de todas formas no es el suyo) está detenido...y es un chico de una familia acomodada...eso es, no proviene de padres delincuentes, ni drogadisctos, ni parados, ni desarraigados de la vida. Javier es un chico de una "familia bien", bien situada...que ha encontrado en la violencia su distracción, su juego preferido...


Asistimos por desgracia al naciemiento de una nueva era de chavales, chicos y chicas que no saben controlar su agresividad...de cualquier clase, pero especialmente de esferas más acomodades...chicos y chicas que están acosntumbrados a pedir y pedir y a los que sus padres no paran de dar y de dar...Chicos y chicas que no saben lo que es decirles !NO¡...CAPRICHOSOS EN SUMA.

Hay quien ve el origen del problema en la escuela...y es erróneo...el origen está en la familia, en la casa, aunque en ambas hay que primar la disciplina. Pero hay un gran número de padres que no se involucran en la educación de sus hijos...y lo peor está por llegar, cuando se hacen mayores son como una bomba de relojería que puede estallar en cualquier momento.

En mi trabajo, a menudo asisto a episodios similares...no saben respetar las normas y cuando se les llama la atención, al orden, lo primero que responden es: ¿Yo? ¿que he hecho? ¿por eso me habres un parte...eso son tonterias?...luego llega la segunda parte; avisas a los padres, les cuentas lo que ocurre y o los justifican de cualquier forma o no les dan la importancia que en realidad tiene el problema.

Con frecuencia los padres negamos lo evidente, no reconocemos que nuestros vástagos hayan fallado, e incluso otras, los chicos y chicas pasan como normales, educados, dulces, cariñosos en casa pero en la calle se comportan de otra manera....

Diálogo, confianza, escucha....atención a sus vidas desde pequeños....

17 comentarios:

fernando dijo...

El problema radica cuando los padres consienten todo lo que hacen sus hijos. Si los padres no pone límites y reglas no hay nada que hacer.

Si a esas edades ya son violentos, cuando lleguen a mayores. ...

Estamos ante una situación preocupante porque cada vez hay más violencia entre los niños. Los padres deberían reflexionar y cambiar su actitud, no todos, pero sí muchos.

un abrazo amigo

Elisa dijo...

Estoy de acuerdo en que la escuela está para formar y la familia para educar.

Soy mujer y me siento realizada con mi trabajo fuera de casa, pero soy consciente de que el hecho que pasemos tanto tiempo fuera y nos dejemos engullir por un ritmo de vida trepidante a veces nos vuelve más egoístas y nos impide escuchar el ruido de fondo de nuestros hijos reclamando cariño y atención.

Un beso

Belén dijo...

Eso de la familia acomodada me ha recordado una historia de un niño/hombre de 40 años. Familia bien, dinero a raudales, y él adicto a la coca... Está tan acostumbrado a tener enemigos que se los busca hasta en sus amigos, y la culpa siempre es del de fuera, ni sus progenitores ni él mismo son responsables de sus actos... en fin...

Besos

Pablo A. Fernández Magdaleno dijo...

Qué me vas a contar. En muchos casos, los adolescentes sólo tienen que seguir unas normas de disciplina en el instituto y, por supuesto, eso les parece muy mal.
Un abrazo

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Es un buen enfoque: una generación de jóvenes que no saben controlar su agresividad porque nadie les ha puesto límites a nada y siempre han conseguido lo que se proponían y que, cuando vienen mal dadas, no tienen más recursos que la violencia. Como siempre, criar y educar a unos hijos no es hacerlos consentidos: límites, normas, diálogo y mirada atenta. Excelente meditación.

el trenti dijo...

¿Te acuerdas de cuando mi blog se llama esfuerzo, disciplina y trabajo?

Pues eso...

Un saludo

Lorelay dijo...

Eso ocurre muy a menudo y es generalizado en el planeta, los padres de hoy son muy permisivos y dan todo fácil a sus hijos, por lo que carecen de normas y reglas de convivencia.
El colegio hace una parte, pero es en la familia en donde se debe hacer el rayado de cancha.
Un beso
Lore

manuel-tuccitano dijo...

fernando no solo consentir sino también claudicar y darles todo para tenerlos callados...y sin normas...

elisa: aunque llevemos una vida trepidante...no será que también nos anclamos en la comodidad y la preferimos a la "molestía" de los niños????

belen: pues ese seguro que no conociíó ni normas ni valores en su casa...lo mismo el términoi "acomodado" puede sonar a ricacho...no, me refiero a las familias sin problemas económicos, sin desarraigo familiar...

pedro ojeda: eso no están acostumbrados a umplir ninguna norma en casa..y por supuesto ninguna fuera de ella..

trenti: si y me gustaba...esas tres cossas son las que les falta a los chicos y chicas de hoy
...

Lorelay: pues debemos de cambiar...eso o nos lleva a ningún buen final...

Saludos y abrazos...

ANA dijo...

A los niños desde pequeñitos, las normas les orientan, les ayudan, les dan seguridad. Las normas y la "autoridad" bien entendida, entendida como proviniente de una persona con la sabiduría suficiente que les hace sentirse guiados y encauzados. La de los padres y educadores es una labor dura y poco gratificante a veces pero muy necesaria. No podemos dejar de intentar siempre que las cosas mejoren.
Un abrazo,
ana.

ElPoeta dijo...

Qué razón tienes en lo importante que es el diálogo... Tienes un espacio muy interesante, amigo. Gracias por tu visita y un abrazo,
V.

Calle Quimera dijo...

El Evangelio, Manuel, lo que dices es el Evangelio... Los niños de ahora están acostumbrados a tenerlo todo, no valoran el esfuerzo, lo que cuesta conseguir las cosas, se creen con derechos miles y ninguna obligación. Y los padres se limitan a dar y a dar... De todo, menos educación, tiempo para sus hijos.

Por lo general delegan la educación en la escuela, y la escuela está para enseñar, no para educar. Eso es labor de los padres, aunque los profesores colaboren, claro, pero colaborar no es sustituir, como muchos esperan.

Son muchos los problemas que tienen hoy día los adolescentes: falta de responsabilidad y violencia entre ellos. Y no hay más que una manera de atajarlos: mayor implicación por parte de los padres.

besos, Manuel, excelente post.

Kt. dijo...

Que noticia tan preocupante, a veces los adolescentes son tan crueles con los de su misma condición y subestiman la capadidad de respuesta cuando agreden un compañero, mira como se desató un complejo que luego busca satisfacción en la propia agresión.

Yo he visto mucho esto también Manuel, de cerquita. Ya no le hayo explicación, se me desgasta la vida buscando una lógica al salvajismo humano.

Siempre coincides y yo contigo en que la raíz de casi todo, es la falta de valores en el núcleo familiar, muy cierto.

Besos Manuel, feliz comienzo de semana.

El futuro bloguero dijo...

El problema como dice Fernann está en el consentir tanto a los chicos. Hay que dejar clara la autoridad, pero la autoridad, ganada con argumentos, no con el porque lo digo yo o porque soy tu padre y tu te callas.

Cuando se ejerce esa autoridad desde pequeños, y sin justificarla ni con esteriotipos ni con la fuerza, sino con argumentos, se enseña a la vez a respetar, a argumentar, a discutir, y a no pelear.

manuel-tuccitano dijo...

ana: ami la educación me encanta, por eso elegí esta profesión...pero que dificil nos lo pone la sociedad, los padres y los chicos y chicas...

elpoeta: si hubiese m´´s dialogo, mejor nos iría en el mundo...gracias...

Calle Quimera: no me harto de repetirlo en las reuniones con padres, que hemos de caminar de la mano...sino es como predicar en el desierto y a las rocas...

kt:no podemos culpabilizar a lo rápido que vamos, a las prosas, al agobio del trabajo...hay que pararse y respirar y dialogar....e interesarnos por ellos...

futblog: diste en la diana...todo lo que se impone porque si..al final pasa factura...hay que reñir con cariño...

Salu2

Milagros Sánchez dijo...

Esta situación la estamos sufriendo cada día los educadores, sin que nadie apenas nos ampare. Quiero decir que cada vez más los padres han encontrado la excusa perfecta, para en lugar de hacerse responsables de la educación de sus hijos, endosársela a los profesores.
La verdad radica en la falta de atención de los padres respecto a sus vástagos, es decir, son los autores materiales de traer a sus hijos al mundo, pero luego deciden otorgar toda la responsabilidad de su conducta o comportamiento, a los educadores, ya que antiguamente como era la mujer en quien recaía dicha tarea y ahora prefiere también tener otras ocupaciones y otras metas en la vida que las puramente educativas, y claro, los hombres siempre han delegado esta tarea en sus mujercitas, nos halamos ante este panorama, que ni las madres quieren cargar con el "muerto" ni los padres tampoco... Y esto revierte luego en la escuela, en la calle, etc. Total que o la sociedad se conciencia del problema tan grave que es traer niños al mundo y no responsabilizarse de su conducta como padre y madre de ese hijo/a, o seguirá esta "plaga" extendiéndose cada día más.
EL PROFESOR NUNCA PUEDE SUSTITUIR A LOS PADRES EN LA FORMACIÖN DE SUS CONDUCTAS.

Un abrazo amigo y colega!!

Antero dijo...

Los padres cada vez pasan menos tiempo con los niños y en algunos casos, el poco tiempo del que pueden estar con ellos prefieren descansar del trabajo. Estamos ante las primeras generaciones de niños que "multieducados" que no significa bien educados sino que en su educación han metido mano los abuelos, la canguro, la guardería, los profesores del colegio, los profesores de instituto, los padres, etc., etc. etc. Así no es fácil que un niño se centre. Los que ya tenemos una edad solemos tender a "culparles" de todo lo que hacen mal pero acabamos olvidando que los responsables de su edacación somos nosotros.

Tende

manuel-tuccitano dijo...

Milagros: me acabas de inspirar...un día voy a contar el interés de algunas madres porque las vacaciones ean mas cortas...me gusto tu comentario...nada que contestar...

Antero: por supuesto que nlos niños no tiene culpa...¿dije yo eso? No hay niño peor educado que aquel que no la recibe de us padres...

Salu2