sábado, 16 de agosto de 2008

EL QUIJOTE y el matrimonio


Grupo de lectura El Quijote

A pesar de ser la historia de Crisóstomo y Marcela una de las poco conocidas de la obra que nos trae aquí, me sorprende este capítulo XIV por la idea que don Alonso lanza , digna en su tiempo de una quema por parte de sectores inquisitoriales: Toda una mujer eligiendo pareja o no.

….”mas no alcanzo que por razón de ser amado, esté obligado lo que es amado por hermoso a amar a quien le ama”…

….”según yo he oído decir, el verdadero amor no se divide, y ha de ser voluntario y no forzoso. Siendo esto así, como yo creo que lo es, ¿por qué queréis que rinda mi voluntad por fuerza, obligada no más de que decís que me queréis bien?”….

Sinceramente creo que la idea es muy avanzada, para el tiempo en que se escribió; teniendo en cuenta que por aquella época el matrimonio estaba “bajo contrato” y encima la mujer tenía simplemente tres trabajos: los “quehaceres” domésticos, procrear y satisfacer al marido; ¿este capítulo sería todo un canto a la liberación de la mujer? O sin embargo Don Alonso se mofa de la situación.. no se, no se. De todas formas dejemos claro algunas situaciones de la época en torno a la idea del matrimonio.

En esta época el matrimonio era un fin para la mujer, lo que conllevaba en la mayoría de los casos al fracaso matrimonial, muchas mujeres prefirieron quedar en la soltería, lo que conllevaba ser casta, callada y quedar siempre en casa:

….”Yo nací libre, y para poder ser libre escogí la soledad de los campos”….(dice Marcela)

En otros casos estaba el abrazar alguna orden religiosa, convirtiéndose los templos en lugar de cita. También quedaba lugar al adulterio, con consecuencias muy dispares para el que lo cometía: si era la mujer, el marido la podía matar “in situ” si la cogía en plena faena (siempre que ejecutara también al amante); si solo tenía sospechas los entregaba a la justicia para que lo probase… de todas formas lo más normal es que el marido perdonase a los dos adúlteros. Si era el hombre normalmente no pasaba de una simple denuncia sin consecuencias en la mayoría de los casos.

Sea como fuere se prefería el matrimonio a la soltería, con las consecuencias que se derivaran.

17 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Buen comentario, y magnífica ilustración, como siempre. Creo que aporta una correcta perspectiva a las palabras de Marcela.
Acabo de colgar la entrada con las noticias, pero la corrijo inmediatamente para incorporar esta.
Un abrazo.

Antònia P. dijo...

Esto de dejar a las hijas "colocadas" no es tan antiguo.
La gente que hoy tiene 90 años o así solía decir: Tengo dos hijas "colocadas" (o monjas o casadas). Podían estar tranquilos.
Ahora dicen que esto del divorcio y la emancipación de la mujer ha traído desuniones matrimoniales...
A mi me gustaba más aquello que alguna mujeres listas pusieron en práctica en aquella época "casarse por conveniencia y amar por placer".
Espero que no haya por ahí,escondido en el dibujo, algún inquisidor.
Un abrazo.

Merche Pallarés dijo...

Otro dibujo precioso de Inés. Gracias. (Me han encantado las sombras que ha dibujado de D. Alonso y Sancho...). Sí, como he mencionado en el blog de Pedro me ha sorprendido lo moderna que era Marcela, ni escogía convento ni marido. Ahora, tenía toda la razón del mundo cuando dice que porque una mujer hermosa tiene que complacer los deseos de otro si no le apetece en absoluto y ni siquiera le ha dado pie para que él o ellos la desearan. Esto pasaba mucho hasta en mi época (no sé ahora cómo será con las jóvenes de hoy en dia). Los hombres, especialmente los latinos, nunca han admitido muy bien que se les rechace. Besotes, M.

DianNa_ dijo...

Las libertades empiezan por la educación y la independencia económica, creo que es así de simple, antes y ahora.

Espero que vayamos avanzando rápidamente y se acaben de una vez las desigualdades de género.
Besos y feliz domingo :)

DianNa_ dijo...

Se me olvidaba, perdón!!

El dibujo es precioso, muy ilustrativo, genial... felicidades , Inés.

Besos , guapa :)

Euphorbia dijo...

Hace no muchos años aquí, y en la actualidad en muchos lugares del mundo, la mujer era una objeto que el padre entregaba al marido elegido por éste, con el dote por en medio, por supuesto. Lo que pensara la mujer poco importaba.

Qué monada la Marcela dibujada por tu hija.

Un saludo

El antifaz dijo...

Estoy convencido - el doctor Ojeda me puede rectificar si es necesario - de que Don Quijote no quería casarse con Dulcinea. Sólo quería relaciones sexuales. Cuando pensaba en ella, la veía vestida de noble con el escote apretao como las abuelas en el mercaillo. Y se erizaba, seguramente, la lanza del caballero andante.
Lo de casarse es algo que se llevaba antiguamente.
un abrazo.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

En "El Quijote" se abordan variados temas. Siempre uno puede dialogar y discutir sobre algún pasaje de este genial libro.

un abrazo.

Antero dijo...

precioso el dibujo de tu hija, con unos colores y unos detalles muy bien elegidos.

Cuando leí el Quijote fue uno de los pasajes que más me llamó la atención, seguramente también porque me era desconocido. No era por entonces habitual que una mujer decisiese con quien casarse o no sin que nadie de su alrededor "opinase al respecto".

Un abrazo

jg riobò dijo...

El castigo para Marcela es la soledad, no se olvide.

manuel-tuccitano dijo...

pedro: gracias, creo que casi cruzamos las entradas...Inés se va perfeccionando y capta a la perfección la idea central...

antonia p: me imagino que existirán hoy día en mentes retorcidas ese tipo de enlaces para unir fortunas... prefiero la libertad de elección y el amor libre (bien entendido.

merche: creo que sigue siendo casi igual, solo la apertura de miras hace diferente... los jóvenes de ahora de amor no entienden, ahora se e3ntona la canción de "aqui te pillo, qui te mato...y luego si te he visto no me acuerdo"...

dianna: verdad lo que dices, pero añadiría solo una cosa...se empieza a educar desde casa....luego el resto...

euphorbia: menos mal que eso va cambiando...como dice dianna gracias a la educación...

antifaz: veo que has visto los dibujos animados en las que se exagera desmedidamente las ubres de la posadera, en realidad seguramente tendría órgasmos visonarios... el delgaucho sería seguidor platónico de sus elucubraciones diarias...

fernando: seguro, leyéndose
despacio siempre sacas algo...

Antero: A pesar de escrito al pudiera ser una crítica mordaz de D. Alonso hacia la soltería, pue él era un erasmista convencido, y esta corriente defendía el matrimonio a capa y espada.

jgriobó: o la libertad ¿no te parece?..eligió lo que quiso, no lo que le impusieron...

Saludos..

El antifaz dijo...

¿Seguidor platónico de sus elucubraciones diarias? Vamos... que se desahogaba él mismo, no?
Un abrazo.

Juan Luis dijo...

Hola Manuel.

Efectivamente, la idea de matrimonio de la época difiere bastante a la que tenemos actualmente, aunque el avance haya sido lento y los grandes cambios se hayan producido hace relativamente pocos años. De todos modos aún parece que la sociedad está pensada para personas casadas o con pareja.

Difícilmente por entonces debía barajarse la soltería como opción, sobretodo para la mujer, que venía a equivaler a la soledad y pobreza.

Saludos.

DianNa_ dijo...

Primordial, la educación en casa, al fin y al cabo, somos lo que comemos :)

Besos y feliz día :)

manuel-tuccitano dijo...

antifaz: pues lo mismo....

juan luis: en la época las oltería estaba resevada a los llamados "segundones"..a los que no heredaban más que linaje...e ingresaban en órdenes religiosas (unos para tener cierto poder otros para amancebarse)

dianna: la educación es fundamental...

saludos

BIPOLAR dijo...

Totalmente de acuerdo. Muy avanzado para su época (aunque no sólo en este aspecto).

No podía ser libre en aquella época.

manuel-tuccitano dijo...

bipolar: gracias por venir de nuevo... a veces pienso que los mimos era un poco adelantado...o que se reía de la vida...saludos