domingo, 25 de octubre de 2009

Capítulo 3.


"Agua y sal, contrates como en la vida"

Salinas de Bonanza (Sanlúcar de Barrameda)


(3º Capítulo) Un hálito de aceptación o resignación, depende de la fortaleza de la espera de cada uno, viste nuestra mente.

Nada más fácil y nada más difícil...aceptar el presente...Desde el que se adapta, sin esperar, aprovechando cada día como si del último se tratase... hasta el que cae en el puro ostracismo...

Muchas salidas... desde la del creyente, del que espera otra existencia, o el que ha dejado de vivir en vida, hasta el que cree que su legado es suficiente para haber llenado su alma.

La aceptación del estado es la mejor forma de terminar, sin desesperar...a mi me lo parece...otra cosa es llevarlo a buen fin...que mejor forma de vivir viviendo, seguro que habrá momentos para la reflexión negativa, los cuales hay que vencer...

Pero no se llega a tal estado de catarsis sin el apoyo del que está a tu lado... fundamental sería la caricia adecuada en el momento acertado.. pero que poco somos a amar y sobre todo a dejarnos querer.


13 comentarios:

Malena dijo...

Hola Manuel. En la vida hay momentos de reflexión positiva y otros de negativa, según que luna reine en el firmamento. Lo importante es sacar de cada una de ellas un aprendizaje que nos sirva para seguir hacia adelante y sobre todo ir acompañados en ese camino por la mano amiga que nos infunde seguridad y cariño.

Mil besos y mil rosas.

pancho dijo...

Tienes razón, también nos resulta difícil dejarnos querer.

A mí me gustaría ser capaz de sacar una foto como la que hoy nos regalas. Cómo progresas.

Un abrazo.

El antifaz dijo...

Si no te gusta, cámbialo.
Si te gusta vívelo.
¿NO?
Un abrazo.

Cornelivs dijo...

Vengo de tu anterior entrada, amigo Manuel, y me encuentro con este pedazo de post.

Reflexivo y profundo el tema que nos propones.

¡Como me gustaria conversarlo contigo...!

Un abrazo.

Merche Pallarés dijo...

Sí, esta reflexión es para hablarla largo y tendido, como dice CORNELIVS. Besotes vividos, M.

Calle Quimera dijo...

Tan fácil como debiera de ser vivir el presente y sin embargo qué difícil resulta, a tenor de la cantidad de gente que se pasa la vida anclado en el pasado o pensando solo en el futuro..

Hay algo que decías al final de tu post que me pareció "el evangelio", que dirían los Morancos... aquello de qué difícil resulta también dejarnos querer... :-)

Besos.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Qué buen texto. Pero permíteme hoy que haga referencia a tu foto: me ha llenado de luz los ojos.

Belén dijo...

Buena reflexión, sin duda... sólo que a veces es difícil no desesperar...

Besicos

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Malena: nada negativo...en positivo está pensando, no niego que en otros momentos no haya estado oscuro.

Pancho: nos cuesta o nos avergüenza... las fotos...gracias, pero es que vivo en un entorno que me las facilita...

antifaz: eso es..sobre todo busca paz, sosiego y felicidad...

Cornelivs: lo mismo un día...seguro.

Merche: niña...tu si que sabes...me encanta como toreas las situaciones...

Calle Quimera: pensamos de manera similar...lo penosos de todo es darnos cuenta demasiado tarde...

Pedro: Vivo en la "Costa de la Luz"...en mis primeras semanas en esta tierra...creí que nunca me acostumbraría..a tanta luz...y no estaba muy lejos de tal afirmación...uso gafas de sol incluso los dias nublados...

Belén: puede que así sea..pero hay que buscar calidad de pensamiento al igual que de vida...

Saludos y buena semana

El futuro bloguero dijo...

Que bonita reflexión, y qué maravilla de reflejo en tu foto de la salina, cada vez mejores, Manuel, sí señor.

Un abrazo

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Futblog: es que el entorno me auyuda...pero he de reconocer que aveces me asombro a mi mismo...saludos

Aldabra dijo...

LA IMAGEN ES UNA PASADA, pensé que era un glaciar.

Hablas de la aceptación. Según mi experiencia personal, la aceptación es el mejor camino a la felicidad o satisfacción con la vida, quitando siempre de cada momento lo positivo.

Siempre teniendo claro que no por aceptar hay que dejar de luchar y seguir mejorando en la vida.

biquiños,

BIPOLAR dijo...

Dependerá de situaciones.

Supongo que una persona maltratada no puede aceptar lo que recibe como modo de vida.