miércoles, 16 de marzo de 2011

SOÑÉ...(y 3)

¿dónde estabas cuando más te necesitaba?

En el duerme-vela de la vigilia fatigosa es cuando más confuso me siento... quiero y no quiero despertar.. quiero por enfrentarme a esa realidad que en muchas ocasiones no deseo y no quiero porque la fantasía me retrotrae al estadio más próximo a mi deseo...

En la confusión que provoca el despertad violento se encuentra la frustración de mis deseos... es donde se cuestiona el ser de la existencia propia...tristeza o alegría... ¿ no es la primera la ausencia de la segunda? y ¿la segunda el opio de la primera...? y ¿cuando ambas se ausentan no aparece la sinrazón del vivir...?

Soñé que me despertaba y que los sueños.... sueños son... soñé que no estabas cuando más te necesitaba y desperté en la necesidad y estabas ausente...

19 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Hay ausencias que son pesadillas. Tengo alguna de estas.

BIPOLAR dijo...

para este maremagnum de sentimientos mejor apagas el despertador y te das otra vuelta para abrazar a Morfeo quien es bien agradecido.

BIPOLAR dijo...

A ver Tuccitano, no me líes, que te dije que tenía una línea caliente que atender y estaba en ello pero como los hombres, nunca os creeis nada...

Anda sigue durmiendo que va a ser mejor.

BIPOLAR dijo...

¿Cómo era eso?

Anoche cuando dormía
soñé ¡bendita ilusión!
que una fontana fluía
dentro de mi corazón

Pues no. Si oyes esta rima en sueño
corre al servicio que por donde quiere manar es por otro sitio
Besos, jejeje

Ele Bergón dijo...

Quiza te despiertes y encuentres que la realidad te gusta porque esa realidad te puede traer otros sueños,mas placenteros que en los que ahora andas metido.

Un abrazo

Luz

Asun dijo...

A mi me pasa como a aquél, que "la noche me confunde", y ahora mismo ya no sé si estoy despierta, soñando, oyendo el despertador, triste o alegre, así que mejor me tomo una valeriana y me retiro a mis aposentos.

ZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZ

J. G. dijo...

es como el libro, la dantesca trilogía, casi así empieza

jg riobò dijo...

La foto excelente.
Todo sumido en la niebla del sueño.

Belén dijo...

Bueno, es solo un sueño, seguro que cuando despiertes, ahí estará...

Besicos

Myriam dijo...

Una vueltita más de tuerca, como te dice Bipo, quizás te haga decidir si quieres seguir durmiendo o despertar.

Un abrazo

Señor De la Vega dijo...

Mi Señor de la Rosa,
Tristeza y alegría, sin ellas coma-apático o poesía-creativa.

En su caso ganó la poesía y me alegro, por esas repeticiones tan bien marcadas, tan intensas, tan cercanas; para guiar, en la ausencia, de la mano y sentir con usted, igualmente lo sentido.

¿Ser o no ser? ¿cuestionarse el ser? no fastidie, los españoles más vitales, inventamos la salita de estar.

Sueñe y escriba,
Suyo, Z+-----

Nacida en África dijo...

Mi querido Tucci: No, la alegría no es el opio para que no nos invada la tristeza, debería ser el estado normal del hombre pero nuestra esencia nos impide tenerla porque nos vamos creando preocupaciones y las que no creamos nos vienen sin avisar.Una vez me dijeron: Deja fluir la vida, pero digo yo...¡es tan difícil! Sueña. Soñemos.

Brisas y besos.

Malena

Aldabra dijo...

¡Que difícil nos lo pones! Hay que hacer un ejercicio profundo de entendimiento para comprender en su totalidad este texto tan filosófico. Y una es muy básica y sencillita… je je je.

Lo importante es soñar, seguir soñando, aunque nos despertemos y comprobemos que los sueños no se han cumplido… todo llegará.

Biquiños,

Aldabra dijo...

esto es una prueba, perdona

silvi dijo...

Hola Manuel,pase a desearte un muy Feliz Día del Padre.Besitos.

Aldabra dijo...

¡Que difícil nos lo pones! Hay que hacer un ejercicio profundo de entendimiento para comprender en su totalidad este texto tan filosófico. Y una es muy básica y sencillita… je je je.
Lo importante es soñar, seguir soñando, aunque nos despertemos y comprobemos que los sueños no se han cumplido… todo llegará.

Biquiños,

Lazy Blog dijo...

Menuda reflexión Manuel, creo que sí, la tristeza es la ausencia de alegría y la alegría, la ilusión que nos ayuda a llevar la vida.

Un abrazo madrugador de domingo.

Paco.

El antifaz dijo...

Quizá debas acabar por confundir el sueño y la calle. Aún los estás separando. Aceptar los sueños involuntarios es aceptar la realidad imprevisible.
Quizá... no sé.

Un abrazo.

Myriam dijo...

Vuelvo a pasar y te dejo un abrazo