lunes, 24 de noviembre de 2008

LA CRUELDAD ES LA FUERZA DE LOS COBARDES


Ojalá el día 25 de Noviembre transcurriese sin demandas, sin concentraciones, sin repulsas hacia la violencia, sin gritos... sería señal de que sería gratuito hacerlo, señal de que la llamada violencia de género no existe.... pero esto no es posible, por desgracia saldremos a la calle, nos colocaremos lazos en la solapa, construiremos pancartas de repulsa, escucharemos manifiestos condenatorios, mientras los maltratadores seguirán ahí, preparándose, regocijándose en su fuerza, parapetándose en la clandestinidad que les depara su hogar.... porque todas esas manifestaciones vienen provocadas por los innumerables casos de agresiones y asesinatos que salen a la luz.... pero ¿qué ocurre cuando el maltrato no es físico? Cuando el agresor tiene dos caras una de puerta hacia fuera y otra de puerta hacia dentro... estos maltratos que a veces no llegan a la agresión, son un arma de doble filo...¿quién lo ve? muchas veces ni el agredido o agredida son conscientes, pues el ser humano tiene tal capacidad de adaptación, de acostumbrarse a cosas increíbles... hasta al hecho de ser maltratado... pues éste es gota a gota, poco a poco.

¿No es maltrato que nuestra pareja no valore nuestro trabajo? ¿ nos ridiculice ante cualquier situación? ¿ nos controle ingresos, salidas, incluso con quien hablamos? ¿nos ponga trabas en la ropa que utilizamos, o en el peor de los casos nos obligue a actuar contra nuestra voluntad....?

Son demasiadas las veces que ésto ocurre cerca de nuestro entorno y no nos damos cuenta, pasa desapercibido a nuestros ojos... las armas del matratador son muy potentes y dificil de detectar desde fuera: el aislamiento (que sufre el-la agredido-agredida de su entorno), el desprecio y la doble cara...


26 comentarios:

fernando dijo...

Es verdad, Manuel. A veces nos quedamos en el maltrato físico el cual es muy grave; pero también hay que recordar el daño que produce el maltrato psíquico. Es más lento y menos visible, pero su daño puede ser tremendo. Un abrazo.

El Ente dijo...

Toda la razón querido Manuel, en el primer instante que alguien coarta la libertad del otro ya está maltratando sus derechos.

Un abrazo!!!

Malena dijo...

El maltrato físico se vé, Manuel, es verdad, pero hay tantas clases de maltratos tan sutiles...

Ninguno debería de existir porque todos nos destrozan de igual manera.

Un beso.

LUISA M. dijo...

Cualquier forma de maltrato, como las que describes, es rechazable.
Respetar y valorar a la pareja, a las personas con las que convivimos es, quizá, la clave para que se establezca una relación igualitaria y no de dominación de uno (o una) sobre el otro (u otra).
Lo ideal es que no tuviéramos que celebrar este día y hacer ver nuestro rechazo hacia la violencia porque ésta no existiera. Tal vez utópico, pero es mi deseo.
Un abrazo.

lys dijo...

Si todas las formas de maltrato son detestables, el maltrato psicológico es de los peores, tarda más en verse, cueste más demostrar y convierte en una ruina a la persona.

Vaya mi rechazo a toda clase de violencia de género y de toda otra clase.

Saludos.

Milagros Sánchez dijo...

Ese maltrato psíquico del que hablas es mucho más frecuente que el maltrato físico, pero ya va siendo hora que hombres y mujeresnos impliquemos en erradicar esta abominable lacra social que cada año se va cobrando nuevas vidas humanas y destrozando familias. Debemos denunciar a estos H.de P. y que se pudran en la cárcel.
Te mandamos besos multicolores!!

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Me sumo a esta campaña contra el maltrato del débil, tenga la condición, sexo y edad que tenga. Es hora de que aprendamos que somos iguales.

BIPOLAR dijo...

Sibilino
Maquiavélico
y triste
muy triste

Belén dijo...

Totalmente de acuerdo... el tema es que muchas veces nos sentimos engañados por lo que es el amor y sus caras, y alguien que te pega no te quiere...

Besicos

Cornelivs dijo...

Tengo la gran esperanza de que la violencia de género (en todas sus formas) poco a poco termine de una vez.

Me uno a tu post.

Un abrazo.

Nodisparenalpianista dijo...

Le sobras apellidos a las formas de violencia: qué mas da el ámbito, la relación entre los que la viven o la intensidad.
Violencia no. Ninguna, nunca, de ningún tipo.

Antero dijo...

Comparto todo lo dicho por tí y por vuestros comentarios. Cualquier tipo de maltrato, de violencia al fin y al cabo debería erradicarse. ¡ojalá y no existiesen esas dos palabras por no tener aplicación!

Un abrazo

Pablo A. Fernández Magdaleno dijo...

Hay muchas formas de maltrato y es cierto que a veces pasan desapercibidas hasta para el maltratado.
Un abrazo

carmensabes dijo...

Gracias por esta entrada, involucración y valentía hacen falta...no tenemos nunca que dejar que estas cosas pasen y acostumbrarnos...terrible sino nos mojamos todos...

besos

Letizia dijo...

Tienes toda la razón, amigo. Hay que aislar a los maltratadores.

Besos de Princesa

jg riobò dijo...

Cuanta razón tienes.
El fuerte sobre el débil, siempre.

Aldabra dijo...

tienes mucha razón, manuel... pensamos (casi siempre) en el maltrato de golpes, palizas, muertes... pero se nos escapa el machaque psicológico, potente y demoledor...

todos tenemos que ayudar para borrar esta lacra de la sociedad.

bicos,

Nacho Carreras dijo...

Hay muchas formas de maltrato, todas igual de dañinas.

Saludos.

Euchy dijo...

He pasado unos dìas en España y tuve oportunidad de vivir ese dìa aquì, donde hablan tanto de esto.

Estoy de acuerdo contigo, como siempre.

Un besote, Manolo.

Me encantó Madrid :D

Euchy dijo...

Que estès muy bien ♥

Ariel Luque dijo...

Estas en toda tu razón, ese maltrato es invisible pero tan o más perjudicial que el físico. Un abrazo.

Ariel

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Toda violencia es gratuita, origen de la mala educación, de la ausencia de diálogo y de paciencia...gracias por venir por aquí...saludos

Merche Pallarés dijo...

No puedo añadir más a todo lo que has y han dicho fantásticamente bien los comentaristas. El maltrato psicológico debe de ser MUY cruel e injusto. Besotes, M.

Juan Luis dijo...

Qué razón tienes. Las heridas psicológicas no se ven y pueden tardar mucho más en curar, si es que algún día pueden llegar a curarse.

Saludos.

El antifaz dijo...

A mi me maltrata mi suegra, tío. Bueno, eso pretende, pero no le hago caso; bueno, eso pretendo.
Jajajaja,
Un abrazo.

orejonkz dijo...

Es una de las cosas que más impotencia me produce en la sociedad.

Es muy triste.