jueves, 19 de febrero de 2009

EL QUIJOTE y el rescate


Grupo de lectura de El Quijote

En el capítulo de esta semana el XLI, da por terminado Don Miguel este relato intercalado, que nadie discute, es más todos asumimos los tintes autobiográficos que lleva inmersos.

!Ay D. Miguel ¡, ! que más hubieses querido que tu triste estancia en Argel acaeciese tal y como la cuentas y que encima de recuerdo trajeses tan bella dama¡.

Rocambolesca y aventurada historia finaliza, en la que a mi personalmente me llama la atención la importancia que se le da en este capítulo al dinero y al amor. Al amor que el cautivo siente por la cautiva y al dinero seguramente por el trabajo que costó reunirlo para que Cervantes consiguiese la libertad.

En 1575 Cervantes, ya manco de Lepanto, y intentando volver a España desde tierras italianas, su galera en la que viajaba es atacada por los corsarios berberiscos y fue hecho prisionero junto a su hermano.
Para mala suerte añadida, portaba unas cartas de recomendación por lo que los "raptores" pensaron que era hombre de corte, rico e influyente; a la vista de lo cual se pidió un fuerte rescate de 500 ducados de oro (que equivalía a 4.500 euros aproximadamente, gran cantidad si lo comparamos a lo que ganaba un manufacturero , unos 2,40 euros al día).

Es evidente que difícilmente su familia, humilde donde las haya, hubiere podido juntar tal cantidad. Como ya dijimos su cautiverio duró 5 años, en los que intentó huir en varias ocasiones (huida del cautivo). Su familia envió dinero para el rescate, pero no fue suficiente, por lo que nuestro escritor decidió que fuese liberado su hermano.

Si como hemos apuntado intentó huir en varias ocasiones, también fue traicionado otras tantas, parece que el último intento por escapar se produce por una cantidad de dinero que un mercadés de Valencia entrega a Cervantes. Con ese dinero adquirió una fragata capaz de llevar a 60 cautivos cristianos; en el último momento es traicionado por uno que también iba a ser liberado (por la traición le pagaron un escudo y una jarra de manteca).

Es entonces, encerrado en una prisión más segura la de los Baños, y cuando estaba a punto de ser trasladado a Constantinopla, unos trinitarios (religiosos que se encargaban de canjear a los cautivos por los rescates o por ellos mismos) que llevaban los 300 escudos que se habían reunido para su liberación... hubieron de pedir a otros mercaderes que se encontraban en Argel el resto para conseguir su liberación...e hicieron el pago en el momento justo, en el barco que llevaba Don Miguel a un destino difícil de retornar.

18 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Siempre me ha sorprendido el azar en la vida de Cervantes: a punto de morir en Lepanto, a punto de marchar cautivo a Constantinopla, a punto de marchar a América...
Qué vida la de este hombre. Qué legado su obra.

fernando dijo...

Cervantes superó todo tipo de acontencimientos negativos en su vida. Hoy en día, su vida sería motivo de un seria en televisión. Un abrazo.

lys dijo...

Se ganó a pulso su reconocimiento mundial. ¿Dónde no hay un instituto Cervantes?.

Gracias por relatar este pasaje de su vida.

Un saludo

Goathemala dijo...

Sí señor y por eso está enterrado en el Convento de las Trinitarias de la C/ Lope de Vega, muy cerca de donde crecí en mi juventud. ¿Has visitado esa zona de Madrid?

Y sí, si conozco las puestas de sol de esa zona. Te dejan sin palabras en especial si hay aves que regresan a Doñana.

Abrazos.

Cornelivs dijo...

Yo veo en la vida de Cervantes penas, sinsabores, disgustos, dolor, desilusiones, desencanto...

Que vida, que pena.

Esas vivencias sin duda forjaron el espiritu del gran escritor que luego fue.

Me ha gustado mucho este post, Manuel.

UN ABRAZO...!

Merche Pallarés dijo...

A mi tambien como dice PEDRO O.E., me llama la atención todos los sinsabores que tuvo Cervantes en su vida. Siempre "a punto" de algo.. pero menos mal que escribió este magnífico El Quijote y tuvo la oportunidad de ser un poco reconocido aún en vida. Seguro que si existe vida despues de la muerte, ya se habrá enterado de que está considerado como el más grande de su época y posteriores, en habla hispana. Mas vale tarde que nunca. Besotes, M.

Aldabra dijo...

gracias por refrescarme la memoria sobre asuntos ya un tanto olvidados, por no decir totalmente olvidados.

¡que vida tan dura tuvo!

bicos,

Anónimo dijo...

O sea, a grosso modo, es como si a uno que gana ahora 2.000 al mes, lo secuestran y le piden 4 millones por el rescate. Ni con diez vidas lo podría pagar. En fin, Cervantes debía tener ya una cierta relevancia, de otra forma nadie se hubiera acordado de él. Salimos ganando las generaciones posteriores, si hubiera tenido éxito en otras facetas, seguramente no habría tenido tiempo para escribir como escribió, sobre todo al final de su vida. Por otro lado, muy bien traída la equivalencia en economía actual. pancho

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Pedro Ojeda: no se si será mala suerte, o todo lo contrario...pienso que para ser un aventurero, soldado, partriota...de todas salía....

Fernando: ya la tiene... creo que por lo menos homenajes se le han hecho: http://es.wikipedia.org/wiki/Cervantes_(serie_de_TV)

lys: Creo que él es el bastión por la que nuestros gobiernos llevan nuestra lengua por todo el mundo.

goathemala: de Madrid solo conozco las zonas de "ocio" y bares....es que aunque he ido en innumerables ocasiones...todas por cuestiones de formación..(de 8 a 20 horas) imagina lagana de hacer turismo....

Cornelivs: como dije antes...de todos los sinsabores escapó aunque no nadase en la abundancia...

Merche: esté donde esté, por lo menos los mortales que seguimos por aqui lo recordamos semanalmente...

aldabra: en el siglode las luces la vida tuvo que ser muy dura...

Pancho: creo que no es que se acordaran de él sino que su famila hizo grandes sacrificios...y los trinitarios también.. prometo hacer un articulillo sobre economía cervantina - por asi llamarla-

Saludos

carmensabes dijo...

Gracias por ilustrarnos con tanto esmero...el talento y el dolor a menudo van unidos.

Abrazos

Antonio Aguilera dijo...

Èsto que le pasa a don Cervantes es la consecuencia, como tù señalas, de ser persona conocida, y algo ya famosa. Pensaban que habrìa dinerillo fresco.

Seguro que a mì no me secuestra nadie!! jajaja.
Y si me secuestraran......seguro que me dejarían morir de hambre.

Querido Manolo, gracias por tus palabras en el Revulsivo.
Viste cómo te puse un buen paisaje en primera fila??, será por eso que a veces tartamudeabas impartiendo la clase.

Un abrazo

Alatriste dijo...

Me ha llamado la atención que se pidiera tamaño rescate por un personaje, que en principio no debía ser muy relevante. Como bien dice Pancho, Cervantes debía de tener ya cierta relevancia, aunque sólo fuera por ser un aguerrido veterano de Lepanto.

Buena entrada Manuel. Saludos cordiales.

Clara dijo...

Una de mis asignaturas pendientes es la lectura completa del Quijote.
Gracias por tus comentarios... han hecho que vuelva a retomarlo.
Un saludo,
Clara

El antifaz dijo...

En la trena se está más tranquilito para escribir un libro, no?
Un abrazo.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

carmensabes: hay momentos de nuestra vida que por las circunstancias son capaces de marcarnos y mucho...

Antonio: para secuestrarte a ti...hay que pagarle antes al secuestrador...jeje

alatriste: sucientamente te explico "Cervantes una vez acabada la batalla de Lepanto, es destinado -por asi decirlo - fuera de España, pero sus ganas de volve, hace que en su poder lleve cartas de recomendación, éstas son las culpables de que los berberiscos piensen que es una persona relevante.."

Clara: pues ánimo, es mi tercera lectura - la 1ª voluntaria -y ahora es cuando la entiendo y comprendo...

antifaz: supongo que allí se tendrá tiempo para todo...

saludos

jg riobò dijo...

Poco ha cambido la carcel y sus modos de salir de ella.

Abejita de la Vega dijo...

Cervantes no tuvo a una Zoraida que le señalara con la caña y pagara el rescate y la barca.tal vez ,una noche, en su cautiverio, soñó ese cuento. Al final, fueron los Trinitarios.
Un abrazo

BIPOLAR dijo...

Impresionante vida la de este hombre. Me gustó el comentario de Pedro. (Igual que el Nazareno, por un puñado de sestercios...)

Ay Tucci, que como me secuestren a mí, no veo a los del Opus recolectando euros por mi causa...