jueves, 20 de enero de 2011

CAMINO DEL PURGATORIO (y 5)


"Vidas truncadas por culpa de intereses ocultos"

Seguramente el final es el final para todos cada cual busca su purificación de alguna forma...

El seminarista que no tiene clara su identidad sexual, ni su futuro, descubre que no todo el monte es orégano, que un futuro no vale un plato de habichuelas y que la justicia está plagada de injusticias y que el egoísmo y la envidia es capaz de destrozar millones de vidas.

El relojero que ya no tiene clara su condición socialista, descubre que en un tris-tras es capaz de acabar con las ilusiones de cualquiera, pero que sin embargo siente el poder del purgatorio como el reencuentro con el ser perdido.

El militar que no tiene clara su personalidad, pero que sin embargo su ideología no le hace tomar partido por la sublevación, es su agradecimiento a su protector el que le hace dirigir su vida, buscando en el purgatorio su misión.

Para mi la afirmación "El golpe de Estado....no habrá derribado al gobierno....lo único que había conseguido era dividir el país y quizá reventarlo para siempre"...es un sentencia de Esquivias muy acertada... así fue y sigue siendo... y lo más patético es que nuestros políticos (unos y otros) se sirvan del dolor ajeno lejano para revivirlo día a día.

El ansia de poder y de creerse en posesión de la verdad nos convierte en auténticos depredadores de nuestra especie...

8 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

Nadie tenía "nada claro"... Qué desastre... Besotes, M.

pancho dijo...

La erótica del poder debe tener un atractivo irresistible para algunos. No les importa nada con tal de seguir en el machito. Nada se parece más a un fanático que otro fanático.
Un abrazo

Abejita de la Vega dijo...

Menudo Purgatorio nos prepararon estos poseedores de la única verdad.

El Purgatorio de un aguerra entre hermanos y el Infierno de dos bandos irreconciliables.
Pero, como tú dices, nadie lo tenía claro.

Besos

Martine dijo...

Tengo claro que haber descubierto a Esquivias, y leerlo en vuestra compañia es todo un privilegio..
Besos, Manuel.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

La paz no fue paz, sino victoria.
En efecto: el final no es final, sino comienzo. Por eso sin duda para muchos sólo cabe salir hacia el Purgatorio.

Myriam dijo...

A mi me quedó claro que escribiste una emotiva prosa poética de esta tragedia.

Antonio Aguilera dijo...

Yo sólo desconfío de los que dicen poseer la verdad.
LOs tres casos que tú mencionas son inofensivos, porque, como bien dices no tienen nada claro.

Reivindiquemos la duda, la reflexión, el intercambio de opiniones.

Dijo el filósofo: "sólo sé que no sé nada", a lo yo añadiría "y de esto, no estoy completamente seguro" jajaja, no recuerdo de quien lo aprendí.

Abrígate que viene el frío, lo menos aquí ya tiritamos, pregúntale a tus paisanos...

Un abrazo

Firvulag dijo...

Tu última frase es demoledora y me pregunto si algún día cambiaremos o estamos condenados a seguir así "sine die".

Saludos.

José Manuel.