domingo, 9 de enero de 2011

DANTE EN EL SALÓN ROJO (2)

No estaban las aguas tranquilas fuera del Salón

En un principio me he quedado anonadado... no dejé la lectura por respeto a los comentarios de los lectores y seguidores de la aventura de la Acequia, pero las primeras páginas no daba pié con bola... era como si estuviese haciendo una lectura de la obra cinematográfica de Roberto Begnini - La vida es bella -... que gracias a que me avisaron no corté su visión tras 30 minutos...


Sinceramente una delicia...cruel en si, pero una gran obra...

No me parece en sus inicios una aventura bélica, aunque llena de polémica y crítica mordaz:  un cura en la antesala de la guerra seguidor de Dante y dispuesto a viajar nada más y nada menos que al Purgatorio, cuando por su condición clerical su camino sería el de ir directamente a conseguir la Santidad y no a purgarse por su supuestos pecados "Los que mueren en gracia y amistad de Dios pero no perfectamente purificados, sufren después de su muerte una purificación, para obtener la completa hermosura de su alma (Catecismo 1030).". y que además le encanta el choclo " como necesidad espiritual" por menos de esto seguramente le hubiesen excomulgado; de otra parte un curilla que no lo es de dudosa condición sexual... o no lo tiene claro o no lo expresa - ya veremos - y algunos políticos de la época de un lado y otro pero con su parte de persona... (Amigo Esquivias, he de admitir que he vuelto loco al buscador de google, pues llegó un momento en donde no sabía quién era ficticio y quién reali.sigo teniendo mis dudas).

Entre posiciones más o menos contrapuestas aparecen personajes históricos, me hizo gracia la "Urraca", carlista perseguida por su posicionamiento político pero que sin embargo se hace presente entre la flor y nata de Burgos....casi ná!

Al final el autor nos devuelve al hilo histórico que me imagino le interesa...el hecho que sin duda fue determinante para que se produjese el alzamiento militar:el asesinato de Calvo Sotelo. Para mi que lo único que hizo es adelantar el hecho del golpe de Estado, pues el arroz hacía tiempo que estaba en la sartén.


10 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

Estupendo lo que dices, a mi lo que me ha sorprendido es que Franco no aparezca por ningun lado... Besotes, M.

pancho dijo...

Algo que no se le puede negar a la novela es el gran trabajo de documentación que hay detrás de ella. Supongo que ése será uno de los motivos por los que estamos desmenuzando entre unos y otros la novela. Por lo que voy observando resiste el asalto bastante bien, lo que quiere decir que algo tiene.

Con relación a lo que dices de la "Urraca" yo sólo diría que esa es una de las diferencias de una democracia y una dictadura.

La derecha siempre tomó el asesinato de José Calvo Sotelo, como una excusa para la sublevación. Estoy de acuerdo que si hubo algún motivo ése sólo fue una anécdota en medio de toda una situación de miseria, que no se pudo solventar a tiempo, principalmente porque no había recursos de donde tirar.

Merche, Franco sólo aparecerá cuando Sanjurjo muera en el accidente de avión.

A mi me ha gustado buscar información sobre todos los personajes que se citan, aunque a veces no sea fácil por tratarse de personajes locales, pero ahí están los de Burgos al quite.

Un abrazo. Me alegro de que te incorpores con impedimenta y bagaje a la lectura.

Asun dijo...

Es verdad que toda la historia está contada con esos puntos de humor que suavizan el dramatismo de los acontecimientos, así que la comparación que haces con "La vida es bella" tiene su razón de ser.

Yo he terminado hoy la lectura, y aunque me ha costado un poco aclararme con los personajes poco as poco se le va cogiendo el tranquillo y disfrutando cada vez más.

Besos

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Me alegra que no lo dejaras. El golpe es lo de menos, ya lo verás: hay más de retrato de una España provinciana.

Myriam dijo...

A mi también me costó el comienzo del libro para descifrar quien era quien. Pero cuando salí de ese berenjenal, aprendi un montón de historia y terminé el libro que me gustó. Que bueno que no desististe.

Besos

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Pues no he leído el libro ni visto la película. Tomo nota de tu recomendación. un abrazo.

Antonio Aguilera dijo...

Aunque quedaras anonadado al principio menos mal que no tiraste el libro por la ventana. Como dice Pancho, no podemos dudar que el Esquivias se ha currao el trabajo de documentación; aunque a mí lo histórico en la novela me interese menos que lo ficcticio, que es lo que pone a mis nueronas taquicárdicas si hay ingenio.

¿Conservas el catecismo del colegio?
o, estuviste como yo, estudiando con los curas: ellos me enseñaron a ser esceptico..., aunque me queda algún amigo con la coronilla pelá jajaja

Un abrazo

Aldabra dijo...

pues mira, a mi lo que dice Merche también me sorprendió, lo pensé, como ella...

lo de los personajes ficticios y reales, es bueno saber cuales son cuales pero tampoco imprescindible para entender la lectura, en mi opinión, claro... porque en este caso la ficción sería un reflejo de la realidad.

biquiños,

Abejita de la Vega dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Abejita de la Vega

El libro de Esquivias se parece a esa película en el tratamiento humorístico y altamente irónico que da a los asuntos más duros y serios. Albiñana es tan ridículo como los fascistas de "La vida es bella".

Te comprendo, a ti y a todos los que os costó este libro, al principio. Yo tenía el escollo salvado porque vivo y trabajo a un paso de esos escenarios. La Comandancia está enfrente de mi aula...Y ,a esos personajes burgaleses, los conocí a través de mi padre. Es un libro colmena y yo también hubiera vuelto loco al Google. Me alegro de que hayáis superado ese bache, que yo también hubiera tenido si la ciudad hubiera sido otra.
Más que el golpe, yo veo los dos mundos irreconciliables, en una ciudad provinciana entre las provincianas.

Un abrazo