miércoles, 12 de enero de 2011

EN LA COMANDANCIA DE LA DIVISIÓN (3)


"Purgatorio, no es lugar de limpieza?...este hubiese gustado a los de la excursión del cura"
De nuevo a google mareado, pero ahora me va importando poco que haya o no concordancia entre los que relatan y los que verdaderamente relataron...creo que no es fundamental una particular visión de Esquivias de lo que pudo ser el sentir de unos y de otros... la imparcialidad del ejército ante lo que se ve venir va a depender de la ideología... unos militares politizados, como debió ser.  Pero que hoy por hay han demostrando su imparcialidad.

Para mi que Oscar intenta ridiculizar las interioridades de unos militares seguramente hartos de unos o de otros políticos, pintando al militar como personaje despersonalizada con unos valores que distan mucho de serlos: machismo y misoginia; personajes que no se han encontrado aún... que no definen su carácter sexual... quedaba mucho a la sociedad por evolucionar, (aún nos falta).

Un capitán que no se encuentra, trabaja con quién no se entiende, se acuesta con quién no comprende... voy entendiendo aquello de Freud,

Que de traición,  de complot... verdaderamente sería caótica la situación de España en aquellos momentos...nadie se fiaría de nadie... cinéfilamente  lo titularía "durmiendo con su enemigo". Nada más lejos de intentar la solución con el diálogo, que va... conspirando hasta la saciedad.

Acaba en lo que anuncia el primer capítulo, el asesinato de Calvo Sotelo... la excusa barata que dispara los acontecimientos...¿hubiese ocurrido igual sin el "magnicidio"? o ¿hubiésemos tenido un furer o un duce  de ensayo? son solo conjeturas que tienen enjundia

9 comentarios:

J. G. dijo...

genial, buen punto de vista

Merche Pallarés dijo...

¡La Patria! Siempre han existido y aún existen exaltados que piensan que es sólo suya... Luego pasa lo que pasa. Besotes, M.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Excelente y lúcido análisis: Esquivias trata a la mayoría de estos militares como si fueran muñecos grotescos de una trama de opereta tragicómica.

pancho dijo...

Conozco a más de uno que se parece mucho a este Freud tan empanao de este tipo de buenos pensamientos.

Los militares querían coger el mando,ellos pensaban que con los soldados en la calle no se iba a mover nadie. En realidad no tuvieron mucho éxito, fracasaron en las ciudades más importantes. Después ganaron porque tuvieron la ayuda nazi, mucho mayor que la que recibió la República. Después tuvimos el furer más tiempo que nadie. Sólo el imperativo biológico fue capaz de echarlo.

Un abrazo

Alondra dijo...

¡Hola!, soy de las que pasan página e intento luchar por hoy, por mañana... el pasado no vuelve si no cometemos los mismos errores.
Tampoco me gusta catalogar a las personas por sus profesiones en todas se cuecen habas.
Saludos

Belén dijo...

Yo creo que todo cansa, y las incoherencias de los políticos, más...

Besicos

Malena dijo...

Mi querido Tucci: La vida al pasar te va enseñando como una buena maestra y te hace comprender cosas que antes no podías entender. Por lo menos eso me sucede a mí.

Mil besos y mil rosas.

Aldabra dijo...

pues sí que había por aquel entonces manipulaciones y farsas, pero no menos que ahora.

al menos los políticos han evolucinoado desde entonces mucho.

biquiños,

Antonio Aguilera dijo...

Aliña Esquivias la novela con condimentos, desde lo grotesco que pinta a algunos militares (curioso que a Dávila lo trata con menos saña), lo erótico que es una constante y lo cómico: cachondeo hay un rato, que para el que vaya buscando historia ortodoxa le va a mosquear.

Andamos algo más civilizados que entonces, pero no tanto.


Un abrazo y aprovecha el veranillo anticipado.