viernes, 10 de octubre de 2008

EL QUIJOTE y la paradoja


Paradoja de hoy:

"Trashumancia a la vuelta del trabajo" una foto muy manchega....
(by Manuel tuccitano - 10-10-2008)

Grupo de lectura de El Quijote

Es cierto que que el Quijote es más que una novela en la que se critican las novelas de caballerías, ciertamente se le puede sacar mucho jugo y juego... esta vez me fue difícil decantarme a que dedicar mi aportación a la lectura de los jueves (por cierto voy con retraso de día)... sobre la parodia, la paradoja, el de Avellaneda, la causa criminal del siglo XVI, las galeras, los valores... son muchas las cositas que se dejan entrever en este capítulo XXII.

Seguramente la experiencia en la cárcel de Argel es la que estaba en mente de Don Miguel al escribir este episodio (no puedo dejar pasar, por lo que he podido constatar en varios artículos, que el llamado Ginés, el más cruel de los galeotes para con Don Quijote, pudiera ser su "gran enemigo" escritor, al que se atribuye el Quijote "apocrifo" de Avellaneda... que parece también estuvo en la batalla de Lepanto).... en fin vuelvo al tema "penitenciario", llama la atención los giros, modismos, el lenguaje que los condenados y "engrillados" reos usan, o mejor que Cervantes pone en sus bocas... Estos personajes, potencialmente marginales, tienen un nivel dialéctico muy por encima de su calaña...

Cervantes a lo largo de la obra, como hemos leido en anteriores capítulos, usa la paradoja y abusa en este capítulo en el que tal mal sale nuestro protagonista, sirva como ejemplo:

- El excesivo, como he dicho, valor de lo marginal cuando describe ensalzando a los condenados y menospreciando a los guardianes.

- En la puesta en boca de los galeotes lo que podíamos llamar sabiduría marginal: Cuando nuestro protagonista hace uso del refrán "quien canta su mal espanta".... es respondido con un contra-refrán "acá ocurre al revés...quién canta una vez, llora para toda la vida".

-Más exagerado, el uso de la paradoja (con tintes muy humorísticos) la encontramos en la descripción de los delitos: uno condenado por enamorado, a otro por músico y cantor y a otro por faltarle diez ducados.

-Y como culmen el apedreamiento de los liberados a su libertador... es una venganza ?

18 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

Este capítulo tiene mucha miga, querido Tucci, toca muchas teclas, la injusticia de la justicia, el machismo de la época, y la ingratitud de los liberados apedreando a D. Alonso y dejándo en pelotas a nuestro querido Sancho... Denso pero interesante. Besotes, M.

fernando dijo...

Uno de los capítulos más curioso del Quijote. Y como acaba el pobre Don Quijote .... una vez más.

Ah, la foto muy buena, un poco más y se te meten en el coche.

un abrazo.

Alatriste dijo...

Un capítulo que castiga a quién actúa contra la justicia. Sin duda muy intencionada su inclusión en la novela, tal vez, para evitar otros capítulos más "revolucionarios".

Por cierto con respecto a lo del Quijote de Avellaneda, ¿alguien lo ha leído?, y de ser así, me gustaría saber vuestra opinión.

Nunca me he planteado leerlo ya que soy fiel Cervantes. Pero tal vez vaya tocando ya.

Aldabra dijo...

una fotografía encantadora...

a mí también me resultó muy curiosa y original la descripción de los delitos de los galeotes... parecían todos unos santos.

bicos,

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Esto que señalas es una de las claves del capítulo y, quizá, algo que aleje al lector moderno. En efecto, en esto se muestra muy barroco, al jugar con los equívocos de palabras y situaciones.
En efecto: Cervantes tenía, tras de sí, demasiado tiempo de prisión. Sabía de lo que hablaba.
Y así me gusta, que al volver del trabajo aun puedas sumergirte en escenas tan bucólicas...
Saludos.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

En respuesta a Alatriste: yo lo he leído. Es una buena novela, sin duda alguna. Pero sin el carácter genial de Cervantes. Aconsejo leerla porque tiene cosas muy interesantes no sólo para jugar con la continuación cervantina, sino de raíz social. Veréis que no tiene la alegría y el espíritu cervantino, sino una visión más dura de su época y de la gente.
La comentaremos cuando llegue el momento, en la Segunda parte.

jg riobò dijo...

Cervantes es un maestro del collage, al juntar historias muy diferentes y ajustar cuentas con su pasado.

DianNa_ dijo...

Supongo que las malas experiencias penitenciarias le llevarían a querer venganza o justicia para si mismo. Se suelen mezclar experiencias en los escritos, no?

Brillante post, amigo.

Besos y feliz domingo :)

v.vicens dijo...

Hola Tuccitano.
Como estás?. Muy buena musica de fondo para ambientar las letras del Quijote.
Por cierto las ovejas son la leche hay que respetar su paso en los caminos reales pero como te pillen enmedio menuda faena, jejej.
Un saludo desde Murcia.

manuel-tuccitano dijo...

Merche: de todo un poco, lo que está claro es que retrata lo que vive...

fernando: me sorprendió la "mucedumbre"...lástima que no daba con el movil...

Alatriste: yo nunca me plantee leer el de Avellaneda, pero lo mismo después de esta aventura....

aldabra: no es oro todo lo que reluce...la foto... fue de "vídeo de primera"...pero en foto...pena de no encontrarlo antes el movil...

pedro ojeda: la escena bucólica hubiese estado completa...si le hago la foto a la que se me subió en el "capó"... Creo que cuando finalice el Quijote (llevo para adelante este, otro de constumbre y los documentos legales de la profesión) me voy a dar el placer del "apócrifo".

jg riobó: tu si que eres un maestro del collage...a veces muy difícil...

dianna: a veces somos lo que escribimos...mentir es extremadamente dificil...

v.vicens: que me vas a contar...fuero dos minutos...pero intensos e interesanes...

Antònia P. dijo...

No me había fijado en este aspecto del capítulo.
Lo bueno de esta aventura colectiva es que cada uno ve cosas diferentes y al exponerlas aprendemos todos.
Un abrazo

Malena dijo...

Tucci, hoy sólo paso para agradecerte tus condolencias. Me iré reincorporando y poniéndome al día.

Un beso.

manuel-tuccitano dijo...

antonia p.: ciertamente el saber no ocupa lugar, desde luego que aprendemos...y lo que nos queda....

malena: comprendo tu situación.

Saludos

DianNa_ dijo...

Te vengo a desear una feliz semana y dejarte un puñao de besos.

Ahh, cómo llevan los niños las clases? yo vivo inundada en deberes escolares, ahora desde primaria , te hacen colaborar muy activamente.

Por un lado está bien, pero por otro... estoy un poquito hasta allí :)) que son 5!! jajajaajaja

Besos :)

Bonsaimusic. dijo...

A mi lo que me agradaria es que algún/a valiente se decidiera a reeditar el Quijote con lenguaje actual porque es un poco tocho y muchas palabras no sabes lo que significan al estar en desuso. No es ningún disparate ya que la biblia católica reeditada en versión siglo XXI va a ser el regalo (católico)de estas navidades.

Te mandamos besos de otoño.

manuel de la rosa dijo...

dianna: yo lo llevo por partida doble, con la diferencia que en el cole soy yo el que los pone...en casa es otra cosa...te entiendo...pero nunca se los hagas, solo ayudales...si no consigues que lo entiendan, que se lo expliquen en el cole...no podemos liarlos....

bonsaimusic: mi consejo es que adquieras uno con un beun índice onomástico y/ o anotaciones a pie de página. Existen versiones en castellano actual, pero se pierde todo el sentido, el doble sentido y los giros que Miguel de Cervantes imprimió a la obra... la Biblia??? también lo perderá.

saludos

BIPOLAR dijo...

Puf como llevo mucho retraso en el Quijote, había visto la figura de Ginés desde otra perspectiva. Pero esta es sin duda muy interesante.
¡Qué tiempols los del ataque sutil y sibilino mediante la pluma!
Lo que daría por ser uno de ellos (en este caso, sí, sólo ellos, porque ellas no debían mostrar su talento, aunque sigo sin ver nada de machismo en el Quijote)

Euphorbia dijo...

Voy retrasada con la lectura, intentando no quedar excesivamente atrás. Hago lo que puedo.

Este capítulo, realmente tiene mucha miga. Mucha mala leche interna con mucha crítica social. El apedreamiento final es lamentable pero un gran reflejo de la realidad, la de antes y la de ahora.

Un beso